San Josemaría pudo conocer personalmente al papa Juan XXIII, al que siempre manifestó un cariño filial. Juan Pablo II beatificó y canonizó al fundador del Opus Dei y le calificó como "el santo de lo ordinario".

San Josemaría pudo conocer personalmente al papa Juan XXIII, al que siempre manifestó un cariño filial.

Juan Pablo II beatificó y canonizó al fundador del Opus Dei y le calificó como "el santo de lo ordinario".

Recogemos las declaraciones de estos dos santos Papas sobre San Josemaría.

JUAN PABLO II

Mensaje del Papa Juan Pablo II a los jóvenes del Congreso Univ 2005

Como sabéis bien, la vocación de los fieles laicos es tender a la santidad, animando cristianamente las realidades temporales. Así pues, también para vosotros, queridos estudiantes y profesores universitarios, como solía repetir san Josemaría, el trabajo y el estudio deben ser "una continua oración, con las mismas palabras entrañables, pero cada día con música distinta. Es misión muy nuestra transformar la prosa de esta vida en endecasílabos, en poesía heroica" (San Josemaría Escrivá, Surco, 500).

Libro "¡Levantaos, vamos!"

“En octubre de 2002 tuve la alegría de inscribir en el registro de los santos a Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, celoso sacerdote, apóstol de los laicos para tiempos nuevos.”

Palabras de Juan Pablo II a la Asamblea de la Unión Apostólica del Clero

Un santo de nuestro tiempo, Josemaría Escrivá, escribió que "el Señor se sirve de nosotros como antorchas, para que esa luz ilumine... De nosotros depende que muchos no permanezcan en tinieblas, sino que anden por senderos que llevan hasta la vida eterna" (Forja, n. 1).

Juan Pablo II visita el Centro Elis (Roma) en 1986

Discurso de Juan Pablo II a los cardenales, la familia pontificia, la curia romana y el vicariato de Roma

Y ¡cómo no mencionar asimismo, por el eco especial que suscitaron en la opinión pública, la canonización de san Pío de Pietrelcina y san Josemaría Escrivá de Balaguer!

Discurso de Juan Pablo II a los participantes en la Canonización

En el Fundador del Opus Dei destaca el amor a la voluntad de Dios. Existe un criterio seguro de santidad: la fidelidad en el cumplimiento de la voluntad divina hasta las últimas consecuencias.

Homilía de Juan Pablo II en la Canonización

Desde que el 7 de agosto de 1931, durante la celebración de la santa misa, resonaron en su alma las palabras de Jesús: "Cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí" (Jn 12, 32), Josemaría Escrivá comprendió más claramente que la misión de los bautizados consiste en elevar la Cruz de Cristo sobre toda realidad humana, y sintió surgir de su interior la apasionante llamada a evangelizar todos los ambientes.

Bula de la canonización de Josemaría Escrivá

Nos mismo beatificamos solemnemente al Fundador del Opus Dei el 17 de mayo de 1992 en la plaza de San Pedro.

Desde entonces ha aumentado el número de gracias atribuidas por los fieles a la intercesión del Beato Josemaría Escrivá; entre estos favores, los Actores de la Causa eligieron una curación y la presentaron a la Sede Apostólica, para que, una vez examinada, permitiera que fueran otorgados al Beato los honores de los Santos.

Ángelus de Juan Pablo II el 6-10-2002

El amor a la Virgen es una característica constante de la vida de san Josemaría Escrivá, y es parte eminente de la herencia que lega a sus hijos e hijas espirituales. Invoquemos a la humilde Esclava del Señor para que, por intercesión de este devoto hijo suyo, nos conceda a todos la gracia de seguirla dócilmente en su exigente camino de perfección evangélica.

Discurso del Papa a los participantes del congreso del centenerio del nacimiento de san Josemaría

Desde los comienzos de su ministerio sacerdotal, el beato Josemaría Escrivá puso en el centro de su predicación la verdad de que todos los bautizados están llamados a la plenitud de la caridad, y que el modo más inmediato para alcanzar esta meta común se encuentra en la normalidad diaria.

Discurso de Juan Pablo II a los participantes del Univ 2000

Escribe el beato Josemaría Escrivá: "En el orden religioso, el hombre continúa siendo hombre y Dios continúa siendo Dios. En este campo el vértice del progreso ya ha sido alcanzado: es Cristo, alfa y omega, principio y fin" (Es Cristo que pasa, 104).

Discurso de Juan Pablo II en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz

Vuestra universidad, nacida gracias al celo apostólico del beato Josemaría Escrivá, se propone investigar y promover la verdad con honradez intelectual y respeto a la Revelación. Como tal, se siente al servicio de la Iglesia, llamada en nuestro tiempo a un esfuerzo misionero más valiente, en la perspectiva del tercer milenio.

Discurso de Juan Pablo II a los participantes del Univ 98

Cristo lo pide todo. El testigo del amor infinito del Padre es exigente. Pero cuando el Espíritu Santo suscita en nosotros la conciencia viva de que somos hijos de Dios (cf. Rm 8, 15), su llamada no da miedo, sino que atrae con la fuerza del amor. Quien se pone totalmente en sus manos, experimenta el maravilloso intercambio que describe el beato Josemaría Escrivá con estas palabras: «Jesús mío: lo que es mío es tuyo, porque lo que es tuyo es mío, y lo que es mío lo pongo en tus manos» (Forja, 594).

Palabras a los participantes del Congreso Univ 97

En el titulo de vuestro Congreso aparece la palabra «competitividad». Para el cristiano ésta es, ante todo, lucha interior para mejorar y crecer en las virtudes hasta identificarse con Cristo. Ese es el modo en que cada uno de vosotros puede hacer fecundo el servicio a los demás, como recordaba el beato Josemaría Escrivá, «pedidle que meta sus designios en nuestra vida; no sólo en la cabeza, sino en la entraña del corazón y en toda nuestra actividad externa» (Amigos de Dios, 249), porque la salvación de la humanidad pasa a través del combate de cada uno para ser santo.

Discurso a los asistentes al Congreso Universitario Internacional Univ 95

Sí, el trabajo, como os exhorta a hacer el Beato Josemaría Escrivá, debe convertirse en oración: imploración de ayuda, acto sincero de entrega al Señor, aceptación gozosa del sacrificio, don frecuentemente arduo pero siempre generoso, terreno para el crecimiento en las virtudes.

Breve Apostólico de la Beatificación de Josemaría Escrivá

El Fundador del Opus Dei percibió con claridad la ilimitada virtualidad apostólica que se desprende de la vida común de los fieles, mediante el empeño por santificar el trabajo y el conjunto de las actividades ordinarias. De ahí su insistencia en la necesidad de fundir en armónica unidad de vida la oración, el trabajo y el apostolado: "hay una única vida, hecha de carne y de espíritu, y esa es la que tiene que ser ­en el alma y en el cuerpo- santa y llena de Dios. Necesita nuestra época devolver -a la materia y a las situaciones que parecen mas vulgares- su noble y original sentido, ponerlas al servicio del Reino de Dios" (Conversaciones, 114).

Regina Coeli con Juan Pablo II el 17 de mayo, después de la beatificación

También en los últimos momentos de su vida terrena monseñor Escrivá dirigió una intensa mirada al cuadro de la Virgen de Guadalupe que tenía en su habitación, para encomendarse a su intercesión maternal y pedirle que lo acompañara hacia el encuentro con Dios.

Homilía de Juan Pablo II en la Beatificación de Josemaría Escrivá. 17-5-1992

La vida espiritual y apostólica del nuevo Beato estuvo fundamentada en saberse, por la fe, hijo de Dios en Cristo. De esta fe se alimentaba su amor al Señor, su ímpetu evangelizador, su alegría constante, incluso en las grandes pruebas y dificultades que hubo de superar. “Tener la cruz es encontrar la felicidad, la alegría” nos dice en una de sus Meditaciones “tener la cruz es identificarse con Cristo, es ser Cristo y, por eso, ser hijo de Dios”.

Discurso a los participantes en el Congreso Universitario Internacional Univ 83

Esta es la razón por la cual os tenéis que santificar, contribuyendo al mismo tiempo a la santidad de los demás, de vuestros iguales, precisamente santificando vuestro trabajo y vuestro ambiente: esta profesión u oficio que llena vuestros días, que da fisonomía peculiar a vuestra personalidad humana, que es vuestra manera de estar en el mundo"

Audiencia de san Josemaría con Juan XXIII, el 5 de marzo de 1960

Otros textos de Juan Pablo II sobre San Josemaría

JUAN XXIII

Primera audiencia a san Josemaría (5-III-1960)

Segunda audiencia a san Josemaría (27-VI-1962)